Aquí se cocina sin gluten

La dieta sin gluten puede ostentar una cocina creativa, nutritiva y divertida sin embargo, todavía, existe desconocimiento de su manejo por gran parte de la hostelería lo que produce serias limitaciones de movimiento y relaciones sociales a los celíacos.

30 de marzo de 2015

Leche frita #Singluten

Pocos planes puedo hacer esta Semana Santa que se presenta complicada de obligaciones pero, al menos, se puede alegrar mucho haciendo torrijas ¿verdad?. Claro que, en este mundillo de celiacos, es necesario, además, hacer previamente un buen pan y para eso todavía no he tenido tiempo.

Así que cuando ví la publicación de Leche frita en La Rosa Dulce no me lo pensé dos veces. ¡Cómo no había caído antes que es mas fácil quitarse el antojo con este dulce tan riquísimo que no requiere pan!




Todo va en tradiciones familiares siendo la nuestra muy de torrijas pero, ahora reconozco, la leche frita es otro manjar de golosos.


Ingredientes:

1250 cc o grs. de leche
1 rama de canela
2 Peladuras de naranja
250 grs. azúcar
4 yemas
120 grs. maizena



Preparación:

1. En un cazo ponemos a cocer 1 litro de leche, la rama de canela y las peladuras de naranja.

2. Mientras en un bol mezclamos 250 grs. de azúcar con 120 grs. de maizena. Añadimos las yemas y mezclamos bien con una varilla de mano. Y mezclamos también con los 250 cc. de leche que tenemos restante.

3. Cuando la leche que tenemos en el cazo esté hirviendo, (dejar unos 5 minutillos), sacamos con una espumadera las peladuras y la rama de canela y vamos mezclando muy poco a poco, fuera del fuego, con  el bol donde tenemos el azúcar, maizena y yemas.

4. Volvemos a poner al fuego suave sin dejar de remover hasta que logremos una crema espesa.

5. Echar la crema en un molde y dejar cuajar. Cuando enfríe en la nevera un par de horas. Yo utilicé un molde de silicona redondo.

Truco: Si se hacen grumos utilizad la batidora para mezclar bien.



Para el rebozado:

Harina de arroz
2 huevos
Azúcar
Canela en polvo (mirad que sea apto para celiacos)

Preparación:

Una vez cuajada la leche se corta en porciones. Yo utilicé un cortador redondo de galletas.

Se pasan por arroz y huevo batido y se fríen.

Una vez fritas se rebozan por una mezcla de azúcar y canela.


Truco:

Diréis que cortando en redondo sobrarán restos de leche frita ¿Verdad?

Con los restos se calientan al baño maría a la vez que se bate y se añade un poquito de leche para que resulte mas cremosa.

Se sirve en una copa alternando con capa de chocolate fundido.

A ese invitado que dice que no le gusta la leche frita le pones esa copa. ;)




Espero que os guste,

Lourdes

24 de marzo de 2015

Todo por la Ciencia #InvestigacionCeliaquia

No me hacía falta hacer, durante mes y medio, la dieta sin gluten para tomar conciencia de lo que viven día a día los celíacos porque eso lo vivo y lo siento como madre. Pero, si sirve de ánimo, si eres celiaco es mejor saberlo y eliminar el veneno de tu cuerpo, el gluten, porque la realidad es que una vez que uno se acostumbra a la dieta cambia un chip neuronal. De hecho volver a comer gluten me resultó... ¡difícil!

Os cuento en un resumen rápido: En un mes y medio de dieta sin gluten NO adelgacé, en casa es muy fácil pero fuera hubo momentos que pasé hambre porque había olvidado echar algo al bolso, alguna magdalena de las industriales a las que recurrí en algún desayuno de trabajo me sentó como una bomba en el estómago (química "amasá" algunas marcas), noté cambio en el funcionamiento intestinal.. el cuerpo nota los cambios así que no hagáis dietas libremente y sin control médico.

Para mí, lo mejor de todo que... mi hija se sintió feliz de controlarme para que no tuviera despistes.



¿Y por qué lo hice? Pues para colaborar con el equipo de investigación del Hospital Clínico de Madrid, dirigido por la Doctora Concepción Núñez, que lleva adelante un estudio muy interesante para nueva forma de diagnóstico de celiacos mucho mas fácil de lo que conocemos hasta ahora.

Para que los médicos lo tengan mucho mas claro, para los pacientes que tienen miedo a la biopsia intestinal, los que tienen miles de dudas porque en sangre no le saltan los anticuerpos clásicos, para un diagnóstico mucho mas rápido y con reintroducción del gluten de... ¡sólo 3 días! Y luego sólo un análisis de sangre.

No os lo creeréis pero, actualmente, es un sueño un tipo de diagnóstico tan eficaz y sabed  que gracias a esta línea de investigación será posible. Mejor os lo cuentan ellos:





Es bueno saber que se siguen muchas líneas de investigación muy interesantes respecto a la celiaquía aunque, también he podido comprobar, de primera mano, que el investigador no puede tener su cabeza 100% en su investigación sino que, hoy por hoy, debe destinar parte en ingeniárselas en la búsqueda de recursos económicos para continuarlos.

Las cosas son así y no sirven lamentaciones, críticas o comentarios políticos. Lo que sirve es colaborar en la medida de nuestras posibilidades y ahora mismo hay una alternativa, puesta en marcha, a través de:



¡Vamossss, no te quedes aquí parado.. Pincha el enlace, difunde, colabora, participa...!




23 de marzo de 2015

Judías verdes con patatas y #PimentondeLaVera

Las judías verdes con patatas eran un básico que nos ponía mi madre de cena. Recuerdo que las "estripábamos" (aplastábamos) bien con el tenedor y echábamos un buen chorrito de buen aceite y bien buenas que estában.

Pero la edad hace evolucionar, también, en la forma de degustar los platos de siempre y, ahora, me gusta que la judía verde tenga su espacio separada de la patata.



Así, parece que nos salimos del básico convirtiendo la misma receta de siempre en un plato digno de gourmet.



Por supuesto porque, además, el toque especial y distintivo se lo da un buen pimentón. El mejor pimentón del mundo.. el de La Vera de Cáceres, Extremadura, España.


Y si se me permite decirlo, cuando le encargo a mi madre (que vive en Cáceres) ella me dice que no entiende de marcas pero, tiene que ser de Cuacos de Yuste y llevar en el envase claramente marcado que es sin gluten para su nieta.



Realmente una D.O.P como esta marca no necesitaría justificar que su contenido es de garantía absoluta en calidad y, por supuesto, exenta de gluten pero hacen bien en marcarlo en el envase porque muchas personas necesitan verlo.

Volviendo a la receta. La judía verde con cocerla pierde sabor y capacidad de su fibra alimentaria por lo que hace tiempo que me gusta hacerla al vapor y la mejor manera de que queden hechas en poco tiempo y muy ricas es cortadas en juliana.

Para ello os recomiendo este artilugio.




Ingredientes:

Judías verdes cortadas en juliana y cocinas al vapor
Patatas cocidas
1 diente de ajo
Sal
Aove (Aceite de oliva virgen extra)
Vinagre
Pimentón de la Vera (esta vez elegí el dulce)

Preparación:

1. Las judías verdes las cocí al vapor en envase Lekue en el microondas en 5 minutos. Pero podéis utilizar cualquier vaporera al fuego lo único que se necesitará mas tiempo.

2. Las patatas las herví en abundante agua y con piel.

3. Una vez cocidas las patatas se las pela y se trocea. Se rehogan en una sartén con un diente de ajo y aceite de oliva. Se añade un chorretín de vinagre, sal y pimentón. Aplastamos bien con un tenedor y reservamos.

4. Las judías verdes cocidas al vapor se rehogan también con un diente de ajo y buen aceite.

Presentación:

Con un aro de emplatar ponemos primero hasta la mitad de patatas cocidas, encima las judías verdes. Retiramos el aro y servimos espolvoreado de pimentón.





Espero que os guste,

Lourdes

19 de marzo de 2015

Migas Extremeñas by NuriaChef

Ya conocéis que, desde este blog, me gusta motivar y hacer partícipes a los niños. Ellos se lo pasan bien y es una manera de que tomen conciencia de su dieta de una manera mucho mas optimista.

Hacía tiempo que no publicaba nada hecho por NuriaChef y la verdad es que, aunque tiene su apartado en el blog, apenas le dejo participar porque lo primero son sus estudios. 

Eres una madre muy exigente, me dice, al menos de premio, por mis buenas notas, déjame cocinar.



Es curioso como a una celíaca le gusta tanto el pan y todas las recetas que giran en torno al mismo... ¡pues claro! ¿Y por qué no?

Me enternece ver como le gustan las migas y como las come porque, como imagino que todo padre y madre entenderá, en nuestro corazoncito no termina de normalizarse su celiaquía.

En cambio ella sí parece tenerlo normalizado pero nos sorprende con frases como: Qué suerte tengo que mis padres me pueden pagar el pan sin gluten.

Sí... es consciente del precio de su pan.




Ingredientes:

Pan duro (o no) sin gluten
Ajo
Pimiento rojo
Panceta
Chorizo
Agua (unos 50 grs.)
Aove
Pimentón de La Vera Agridulce
Sal

Nota: Un buen pimentón es el que hace que nadie note diferencia entre migas con o sin gluten.

Preparación:

1. El pan se muele y se deja reservado. Lo suyo es hacerlo con un cuchillo como manda la tradición extremeña.

2. En un perol al fuego se echa Aove y se van friendo y retirando los ingredientes por este orden: Dientes de ajos cortados en láminas, Pimiento rojo cortado en tiras, panceta cortada en tiras, chorizo en rodajas. Se reserva.

3. Sobre el aceite donde se ha frito todo lo anterior se echan las migas de pan, un chorretín de agua, sal y pimentón.

4. se remueven bien hasta que pierdan la humedad y cojan un poquito de color las migas. Entonces se añade lo que tenemos en el plato reservado y se entremezcla todo bien.


Mejor.... Vemos el vídeo de nuestra protagonista de hoy: NuriaChef






La verdad es que le gustan mucho, muchísimo, y las toma de merienda. Que queréis que os diga... es buenísima merienda para un niño ¿verdad?



El vídeo me ha costado editarlo porque empiezan a pesar las actualizaciones en mi ordenador y está lentito el pobre. Pero bueno... ¿que mejor día para publicarlo que en el día del padre y así (lo sabemos) enternecer con su niña al nuestro?

Espero que os guste,

Lourdes

16 de marzo de 2015

Saquitos y rollitos de broculi #singluten

Tenía ganas de encontrar la forma de hacer saquitos rellenos porque los veo mucho por el mundo blogueril glutenero. 

El problema es que se utiliza la famosa pasta filo y conseguir eso, sin gluten, es prácticamente una utopía. Y como, últimamente, han entrado en competencia diversas marcas de productos sin gluten pues aquí va una sugerencia... ¡Queremos pasta filo sin gluten!


Mientras pues no vamos a esperar y quedarnos con las ganas ¿no?

Aunque ya andaba yo ronroneando con la idea la terminé de matizar cuando ví como hacía nuestro queridísimo Celíaco a los 30 sus rollitos de primavera. Lo he hecho bastante diferente pero podéis utilizar su receta y proceso perfectamente.


Ingredientes:

250 grs. de agua fría
95 grs. de harina Beiker
5 grs. de leche en polvo
1 cucharadita de sal

Preparación:

Se mezclan bien todos los ingredientes procurando que no quede ningún grumito.

En una sartén grande antiadherente, a fuego medio, se echan dos cucharadas del preparado y se extiende bien con la misma cuchara.

En cuando veamos que cuaja le damos la vuelta y sacamos. Ya tenemos la primera oblea para hacer rollito o saquito... ¡lo que mas se desee!

Se rellenan y se fríen después.



Relleno:

Me apetecía verduras y preparé bróculi al vapor y zanahoria rallada. Sin mas y queda delicioso como relleno.




¡No me digáis que no queda perfecto!

Ahora te toca.



Espero que os guste,


Lourdes

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...