English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

Aquí se cocina sin gluten

La dieta sin gluten puede ostentar una cocina tan creativa como cualquiera y puede hacer divertido cuidar la salud de un celíaco.

domingo, 31 de octubre de 2010

Repápalos estilo Pikerita

Quería que mi entrada de hoy tuviera un postre típico para los Santos que fuera diferente a lo que acostumbramos a ver.

Creo que es poco conocida esta receta fuera de Cáceres y, aunque lo conocía y me habían dado las indicaciones, es la primera vez que los hago. Así que investigué un poco por internet para afianzar dichas indicaciones y resulta que las pocas recetas que encuentro publicadas sobre repápalos tienen nombre de "Repápalos al estilo de..." (un pueblo, una abuela, una tía... ) y todas tienen un toque personal.

Sin pretenderlo, yo tambien les dí un toque personal acomodándolo a mis gustos así que... esta es mi receta:

Repápalos estilo Pikerita



Creo que ya sabeis que me encantan este tipo de recetas en las que se recicla el pan. Ese pan sin gluten que no gusta... que no ha salido bien... que se ha puesto duro y tirarlo supone todo un dolor con lo caro que es.

Con este tipo de recetas no solo se recicla sino que adquiere unos sabores deliciosos. Comienzo:

En un plato batimos 1 huevo, un chorrito de anís y dos cucharadas de azúcar. Cuando lo tenemos bien mezclado añadimos pan rallado hasta que obtengamos una masa blandita como la que veis:




Con una cucharita pequeña (de café) hacemos montoncitos que vamos friendo en una sartén y apartamos sobre un plato con papel de cocina que absorba el aceite.

Mientras... ponemos un cazo con leche (algo mas de 1/2 l), azúcar (al gusto, yo puse dos cucharadas) , la peladura de una naranja y una rama de canela a cocer.




Cuando los repápalos están todos fritos, y la leche ha cocido unos minutos, los añadimos y dejamos cocer unos 10 m. Observaremos como engordan.


Se pueden servir fríos ó calientes y lo tradicional es que se sirvan en un plato de sopas con su leche.

Pero a mí no me gusta verlo como sopa y por eso mi presentación es en un plato llano acompañados de mermelada de albarillo y unas nueces.



Los que no se consuman en el día los guardamos en un tupper con su leche y tenemos para todo el puente de los Santos.


Espero que os guste.

miércoles, 27 de octubre de 2010

¿Ventana?

Ó... ¿Alacena?

Os lo explico. Ya os enseñé en su día mi cocina con la que estoy contenta porque, creo que, acerté en el material, pvc para los muebles y silestone para la encimera ya que son muy sufridos y es fácil de limpiar. Hay un rincón office muy utilizado porque, además de comer en él, es utilizado para hacer los deberes, poner el portátil y es zona de trabajo como se muestra aquí.

Lo que menos me gusta es una ventana con la que no sabía que hacer porque da a una terracita cerrada y a su vez a un patio con poquísima luz. Además, a través de esa ventana tenía una maravillosa vista a la caldera, la lavadora, barreño con la ropa, la escoba... toda una exhibición de trastos vamos.

Así que, aprovechando que el maromito es manitas y, aunque teme el día que yo señalo hacia algún rincón de la casa, hace siempre lo que le pido pues...




De momento... noto que gusta a los que vienen a mi casa y yo me siento contenta con ese rincón.
¿Cómo aprovechais vuestros rincones? Me encanta pillar detalles de los demás y anoto todo... pero que no se entere el maromito que me teme.
Besotes.

domingo, 24 de octubre de 2010

Sopas de patata

Sigo con las recetas heredadas de mi abuela y muy tradicionales en los pueblos de Cáceres. Ya publiqué las Sopas de tomate y las Sopas de ajo y toca el turno a las Sopas de patata que están muy ricas y son ideales, tambien, para reciclar sobras de pan y ahorrar un poquito en estos tiempos de crisis.





Preparación:
Ingredientes
Preparación
1/2 pimiento rojo en tiras finitas
1/2 cebolla troceadita
aceite
Comenzamos a pochar en un perol ó sarten
1/2 Kg. de patatasSe pelan y se laminan gorditas.
Añadir al perol y freir un poco junto con el pimiento y la cebolla.
pan sin gluten troceadoAñadir al perol y rehogar unos minutos.
(nota importante al final)
Pimentón de la Vera
Agua
Hoja de laurel
2 dientes de ajo
Comino
Sal
Se echa una cucharada de pimentón y agua hasta cubrir.
Añadir una hoja de laurel.
Mientras hacemos un machado de los dientes de ajo, comino y sal que se añade al caldo. (Éste es el toque especial)
Dejar hervir hasta que la patata está blanda.



Lo normal es que el pan está preparado en la sopera esperando al caldo y las patatas ya preparado pero nuestro pan sin gluten necesita cocer junto con las patatas para que el sabor quede rico.
Además, el hecho de sofreir un poquito el pan junto con las patatas lo hago porque, dependiendo de la marca del pan que tenemos de sobras, puede gelatinizar y engordar al hervir en el agua y puede no ser agradable al paladar. De esta manera he comprobado que se evita eso y queda realmente rico y nadie se da cuenta que hemos utilizado pan sin gluten.


 

Tradición: Esta sopa debe ir acompañada de unas aceitunas "machás"

miércoles, 20 de octubre de 2010

Curso de cocina infantil

No... no es una convocatoria, aunque en el título del post lo parezca. Se trata de un curso que hicimos este verano con las amiguitas de la niña que se empeñó en que quería hacer algo.. y despues de muchas negociaciones... llegamos a ésto:





Antes de que se levantara la nena (alias el terremoto) quería organizar las cosas tranquilamente y tenerlo todo dispuesto. Así que preparé la masa, la que preparé aquí y aquí, con necesidad de añadir un poquillo mas de harina para que terminaran de amasarlo las niñas.



La nena se levantó nerviosa, entusiasmada por empezar su día y se vistió adecuadamente para la ocasión. Abrió la puerta a las amiguitas y practicamente les dió con la puerta en las narices a los padres que las acompañaban (que vergüenza.. luego me disculpé).




Como ya sabeis, con esta pasta se pueden hacer espaguetis y empanadillas y ¿cuál fue el truco para que resultara divertido el curso? Darle colores, los que quisieran y, por supuesto, dejarlas el manejo absoluto a ellas solas.





El "magreo" que hubo fué alucinante pero en ningún momento me defraudó la masa. Es mas... yo creo que cuanto mas se la amasaba mejor se comportaba.

Se hicieron tallarines de primer plato de varios colores y se hicieron empanadillas rellenas de varias cosas... lo que elegían. Eligieron unas de salchichas, otras de philadelphia, otras de paté y chocolate. El chocolate hubo que descartarlo porque una de las niñas es alérgica a las avellanas y no quise arriesgar tontamente. Pero hubieran estado muy ricas ¿verdad?

Como buenas anfitrionas se organizaron ellas mismas su mesa para comer en la terraza y... si lo hago yo seguro que ponen pegas a tanto color y tanta mezcla de rellenos pero como lo hicieron ellas...




Ahora tengo un problema... las madres me piden curso tambien ja, jaaaa.. Hay si tuviera tiempo yo para estas cosas.

Bueno... aprovecho a pediros ideas que la nena querrá repetir encuentros.

Lourdes.

domingo, 10 de octubre de 2010

Soufflé - Cooking Challenge

Y estamos ante un nuevo desafío Cooking Challenge que parece un homenaje al estilo de vida que llevamos.. sí.. sí... ese estilo en plan superwoman en el que tienes que correr para todo y no hay tiempo suficiente... pues ese... Lo entendereis enseguida.

Además, comprendí tambien el dicho de los franceses de “Un soufflé n’attend pas; ce sont les convives qui doivent l’attendre". Vamos que el soufflé no espera a nadie y son los comensales los que deben esperarlo porque enfría enseguida y además se baja perdiendo su elegante presencia.

Vale pues esa odisea me encontré... Ten a los comensales a la mesa, en mi caso niños inquietos que no entienden estar en la mesa si no hay comida.. ten preparada la sesión fotográfica en la terraza para que reciba luz natural y obtenga unas fotos mas dignas... cógelo del horno...¡¡con trapos que te quemas!! Atraviesa la casa corriendo sin resbalar en el parquet, adviertiendo a todo el mundo..¡¡qué he dicho que a la mesa!!.. Plántalo sobre la mesa de la terraza y...¡no había retirado las plantas!.. Da lo mismo.. la foto.. esa foto corriendo... ¡Ah que la cámara tiene el protector del objetivo puesto!.. Agggg... ésto es lo que salió:


Soufflé de queso y bróculi







El desafío de este mes fue idea de Mª. José que nos dió vía libre en cuanto al gusto del soufflé. De hecho, yo creo que, a ella le gusta mas en dulce pero yo opté por uno salado porque en mi casa son mas de salado y si encima me servía para engañarlos con verdura pues perfecto.

No es difícil. En realidad es fácil y admite las combinaciones que se quiera el único dilema que tiene es el que os he contado al inicio del post... el de correr con el soufflé.
Estoy deseando ver el de mis compañeras de peleas y amigas: Maragda, Nuria, Elvira, Rosa, Mª. José, y Ly. Seguro que repetiré la experiencia con la receta que ellas han presentado.

La receta básicamente tiene 3 pasos:

1º) Una bechamel clarita que yo hice con agar-agar para que fuera mas ligera y aportara fibra. Se hace como cualquier bechamel solo que el agar-agar se añade cuando está caliente la leche.
Ingredientes:
40 grs. mantequilla
1/4 l. leche
4 grs. agar-agar
sal, nuez moscada, pimienta.
Se deja enfriar un poco y se le añade el ingrediente-deseo del comensal. En este caso, el deseo era el de la cocinera que para eso manda y añadí queso gouda rallado y bróculi cocinado al vapor... Cantidades a ojo.

2º) Paso importante para el que necesitaremos 4 huevos.
Se separan las yemas de las claras y éstas ultimas las ponemos en la thermomix a montar con un poquito de sal y mientras, sin parar de remover, se añaden las yemas, una a una, en la salsa que tenemos preparada con el bróculi y el queso.

3º) Como último paso añadimos las claras montadas con movimientos envolventes y como toque final un poquito de queso rallado y bróculi para que quede decorativo. Arriesgué con esto a que el soufflé tuviera mas problemas para subir.




Al paladar tiene una textura muy suave y exquisita.




Nota: Se tostó, por arriba, un poco mas de la cuenta. ¡Piedad conmigo por favor! Que la culpa la tiene mi horno Fagor que es seminuevo (dos años) y falla mas que una escopeta de feria. Y no lo digo solo yo que mi vecina se compró el mismo modelo, Innovation, y dice lo mismo.... una pena de compra que hicimos.

Espero que os guste. Lourdes.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Oslo. Sin gluten.

Llegamos a la ciudad de la promesa. Sí porque prometimos a la niña que aquí desayunaría y comería sin gluten.
Oslo es fácil de visitar si vais en crucero pues la calle principal queda muy cerca de donde atraca el barco.
¿Veis el edificio marrón con un reloj dorado? Es el Ayuntamiento y de ahí parte el paseo que nos llevaría a la calle Karl que recorrimos entera.




Aquí está... El Ayuntamiento visto desde el otro lado y nosotros camino de un paseo muy agradable por Oslo.



Los semáforos señalan la prohibidión de cruzar con dos muñequitos rojos y no me pregunteis que no sé por qué y si no pues os digo lo que contesté a la niña, que no pudo evitar preguntar claro, será que en este país son un poco desobedientes.



Esto que veis a continuación no es el Palacio Real ni la Opera.. es la Universidad.





Y ahora sí que lo que vemos es el Palacio Real. Paseamos por sus jardines y pensamos que los Reyes debían estar allí porque vimos unos cochazos impresionantes aparcados.




Y estaba muy bien custodiado por niños. Con el debido respeto pero eran niños porque no tenían ni barba todavía. Eso sí, muy bien enseñados a hacer el paripé de vigilancia porque miraban a un lado.. a otro.. caminaban para vigilar el otro lado y allí estábamos haciendo fotos y como si no existiéramos.





Dimos la vuelta hacia el otro lado de la calle Karl, que por cierto está coronada por el Palacio que no se pierde de vista en ningún momento, y nos encontramos con la Catedral de Oslo.






Y en la callecita donde está la Catedral, en la Kirke Gata, nos encontramos (mentira que lo llevaba planeado) con ésto.






Bakefri es un local muy agradable donde los celíacos desayunan tranquilamente y se llevan el pan del día. De hecho está abierto sólo hasta las 16:00.

Se abren los ojos de ver tanto pan sin gluten fresco.





Me llamó la atención que utilizan copos de avena y aseguran que tienen un tratamiento especial y garantizan que son sin gluten.

La dueña nos esperaba porque había tenido contacto por mail con ella para asegurarme que el local estaría abierto en agosto y sus horarios. En cuanto nos vió nos preguntó con una sonrisa... ¿de España?. Hablaba en perfecto inglés, como casi todos los Noruegos y nos contó lo que tenían. Había bocadillos, dulces, tartas, pan del día y todo preparado por ellos.



Mientras desayunábamos no podía dejar de observar. Allí llegaban muchas personas a desayunar y sobre todo elegían los gofres con diferentes siropes. Luego se llevaban el pan del día.. que gusto... Tambien ví a una persona que había encargado una tarta y cuando se la sacaron y enseñaron... una tarta enorme y bien decorada..
Lo que me hubiera gustado pasar un día en aquella cocina y ver como trabajan.
La nena, como nunca ha podido elegir bollería en ningún sitio, se quedó como traspuesta y no sabía que quería y nos costó que probara algo.. con los dulces, fuera de casa, muestra mucha reticencia.



Quise comprar algo para llevarme pero no podía abusar porque en el barco no dejan entrar productos perecederos y tampoco quería que me pasara como con los bombones de Stavanger que se me hicieron papilla en la mochila.

Así que optamos por unos preparados de Cake aunque nos dijeron que no era producto propio sino importados de los EE.UU. Digo yo.. ¿Y por qué no llegan estos productos a España?




A partir de aquí no tengo fotos de la ciudad porque vino una nube que nos caló pero bien. Aunque no vimos el cambio de guardia en el Palacio sí que lo vimos en el Cuartel General (en ambos sitios es a las 13:30) pero desde un portal que nos protegía del aguacero y me negué a sacar la cámara y ponerla en riesgo.

Nos fuimos a comer y, aunque en Noruega puede un celíaco comer en cualquier sitio porque se conoce el tema en todos los restaurantes, ¿qué iba a elegir la nena?






Nos fuimos con un buen sabor de boca... nunca mejor dicho y... oooh fin del relato de nuestras escalas en Noruega.



Lourdes.


Post relacionados:

domingo, 3 de octubre de 2010

Extremadura en un vasito

Siempre he estado fuera de Extremadura, nací en Barcelona donde me crié hasta los 6 años de edad y nos vinimos a Madrid. Aquí he crecido, he estudiado y actualmente trabajo.

Es curioso que el tener raíces extremeñas hace que al final estés arraigado y hay algo fuerte que te hace sentir de allí y no olvidarlo. De hecho el destino hizo que yo me casara con un bellotero y mi hermana con un mangurrino.

Mi hermana se fué a vivir a Cáceres y, aunque desde aquí se envidia la vida tranquila de allí, no es fácil adaptarse a un ritmo y costumbres diferentes.



Extremadura en un vasito
con salsa de Torta del Casar y patatera


Teníamos fiesta entre vecinos y aproveché el momento para presentar estos vasitos de gourmet que llamaron mucho la atención y gustaron mucho. Y lo mas importante para mí es que nadie se percató de que era sin gluten gracias a los magníficos ingredientes que lo compone.

¿Qué os parece si os hablo primero de los productos que utilicé para tan suculentos vasitos de gourmet?

El pan:

Quién les iba a decir a mis abuelos, que vivían junto a la tahona y la fábrica de harina de Zarza de Montánchez, que el pan tan rico de su pueblo lo tendríamos vetado. Y tan vetado que, aunque cocine para mucha gente, soy incapaz de usar pan de trigo. Lo siento no puedo.
Pero...para alegría nuestra, cuando hago migas con mi pan sin gluten nadie se da cuenta y eso gracias al pimentón de la Vera que da un gusto exquisito.
Esta receta, por tanto, está hecha con un pan básico que solemos hacer en las casas de los celíacos en panificadora con harina sin gluten.


El pimentón:
La primera vez que salí a comprar tras el diagnóstico de mi hija volví a casa con el carro vacío. No sabía que comprar porque descubrí que todo, absolutamente todo, es suceptible de estar contaminado con gluten. Aunque os parezca mentira la harina es base fundamental de muchos conservantes, expesantes y colorantes y, por tanto, todo puede estar contaminado.
Uno de los productos susceptibles de contaminación es el pimentón que, aunque no lleve colorantes, conservadores ó expesantes, puede haber sido molido en los mismos molinos que la harina de trigo y el riesgo es tremendo.
Bien pues eso no pasa con el Pimentón de la Vera porque es un pimentón con D.O. reconocido por su calidad y sabor y producido en una zona exclusiva.

La patatera:
Nosotros siempre hemos dicho "la patatera" aunque veo que se suele decir morcilla patatera. Todavía no he encontrado ninguna, a la venta en mercados ó supermercados, que se aconseje como sin gluten ni en los etiquetados ni en el libro que recibimos de las asociaciones de celíacos. ¿Puede tomar nota alguien? Es una pena que no la prueben muchos celíacos por este detalle.
El riesgo de la patatera no está en sus ingredientes, que son básicamente grasa de cerdo, patata y pimentón de la Vera, sino en la manipulación. Simplemente si se amasa en zonas donde haya habido harina de trigo ya se ha estropeado el consumo para nosotros. Y no exagero.. lamentablemente así de exigente es la dieta para los celíacos.
¿Dónde la compro yo? Pues a una señora que las hace que su hijo es celíaco. Sólo tengo esa opción segura.
Estaría encantada que alguien me corrigiera esto que digo y editaría inmediatamente comentando la patatera que está en el mercado con garantías para los celíacos.

Torta del Casar:
Que lujo que con este queso no tenemos que temer nada de nada.. ¡nada!. Eso sí, como se suele servir untado en una rebanada de pan tened cuidado que en donde os lo ofrezcan no hayan metido cuchillos con miguitas en el queso. Compraos vuestra propia Torta y disfrutadlo plenamente. Si os gusta el queso fuerte éste es un manjar.

Otros:
Utilicé otros ingredientes como aceite que tambien lo tengo de Extremadura, pues no habrá "vareao ni na" aceitunas mi bellotero, y secreto ibérico, esa carne tan escondida y sabrosa del cerdo.


¿Intuís ya la receta?. Yo me quedé con ganas de preparar unas sopas de patata pero mi hermana me convenció para que hiciera esta receta y se lo agradezco porque fué un éxito total:


Los vasitos se componen de una base de migas preparadas así:
En una sartén grande (mejor un perol) con un chorrito generoso de aceite se fríen unos ajos pelados y laminados junto con pimiento de La Vera desecados (los seco yo en mi terraza) y troceados y se retira en un plato.
En el mismo aceite se fríe el secreto ibérico troceadito y tambien se retira y reserva en otro plato.

A la misma sartén se echan, dos cucharadas de pimentón de la Vera e inmediatamente las migas (un pan sin gluten completo troceado en migas) y medio vaso de agua. Se remueven bien hasta que las notemos sueltas y entonces le añadimos el ajo y pimiento reservado en primer lugar.




En los vasitos ponemos primero unas migas, a continuación secreto ibérico y se riega son salsa que le da el toque perfecto y que se prepara de la siguiente manera:

La salsa:
En una sartén con una gota de aceite se echa un trozo generoso de patatera troceada y sin piel y un trozo de Torta del Casar. Se va removiendo hasta que veamos que los ingredientes se van integrando entre sí y si vemos que suelta mucha grasa podemos retirarla con una cuchara.
Se añade un chorrito de leche y terminamos de mezclar con una batidora.
Repartimos la salsa en los vasitos y adornamos con cebollino.

Último detalle: No... no me he olvidado de la sal.. es que los ingredientes son sabrosos de por sí y no hace falta.

Espero que os guste.

Lourdes.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...